martes, 31 de marzo de 2009

Representatividad de la micro y pequeña empresa

Por: Eduardo Lastra D.

Ya no cabe duda de la necesidad del dialogo fluido entre el sector publico y privado, tanto para un análisis realista de los problemas nacionales como para que las soluciones que se diseñen tengan viabilidad sostenible.
Para que el dialogo sea serio y productivo, el aspecto de los interlocutores tiene relevancia. Seguramente que habría problemas de representación si los gremios del sector privado tuvieran que entrevistarse y hablar con dos ministros de un mismo ministerio. Claro que esta posibilidad es algo forzada e hipotética. Sin embargo, en el caso de la micro y pequeña empresa, las autoridades tienen menos posibilidades de saber la autenticidad de dirigentes e inclusive de las organizaciones a quienes dichos dirigentes dicen representar. Por eso, sin proponérselo, al atender a diferentes dirigentes (muchas veces de organizaciones paralelas) mantienen situaciones de divisionismo, perjudiciales.
Para una un correcto fomento y fortalecimiento de la institucionalidad es necesario y urgente revisar el trabajo representación y representatividad de los gremios de las micro y pequeñas empresas peruanas.

Desde la base: Cuando el futuro Viceministerio de la micro y pequeña empresa conforme su respectivo Consejo Consultivo (o algo que se le parezca), que no incorpore a ningún “dirigente nacional” de la MyPE, hasta que no se produzca un urgente fortalecimiento gremial, desde la base.
En ese sentido, el Ministerio de Trabajo y Promoción Social, a través del Viceministerio de Promoción Social debe liderar una campaña pidiendo que las micro y pequeñas empresas se incorporen a las asociaciones de base existentes (y donde no las haya que las constituyan); esas asociaciones a su vez deben conformar federaciones geográficas (con ramas a su interior), los dirigentes de estas federaciones son los que participarán en confederaciones nacionales.
Actualmente vemos pulular “confederaciones nacionales” surgidas de reuniones de unos cuantos “dirigentes” a nivel de cúpula, que lo que buscan es fundamentalmente figuración y no fortalecer la organización gremial de la MYPE que pueda canalizar capacitación, financiamiento y oportunidades de mercados a las unidades productivas de micro y pequeña envergadura.

La representatividad: Por otra parte, no se trata solamente de que las asociaciones elijan a sus respectivos dirigentes. Porque se ven casos de directivos que una vez elegidos se aíslan de sus representados y vierten opiniones y toman decisiones muchas veces contrarias a los intereses de sus “representados”.
Por eso, el fomento de la vida asociativa tiene que ser un tema altamente sensible. La realización de las asambleas de las asociaciones, federaciones y confederaciones, tiene que ser un requisito para la atención que los organismos del Estado les puedan brindar.Un anuncio, del ministro de Trabajo e inclusive del propio Presidente de la Republica, en este sentido puede ser una buena señal para movilizar, ese potencial de unión y organización de la micro y pequeña empresa, que tienen en adelante una gran tarea en su consorciamiento, como una manera de elevar su competitividad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario