domingo, 14 de noviembre de 2010

lo que dijimos en 1999

El avance conceptual debe ayudar al desarrollo  

 

Por: Eduardo Lastra D. (*)

A menos de 250 días para ingresar al año 2000, ya disponemos de una serie de criterios generalmente aceptados que pueden ayudarnos a una mejor comprensión de la realidad y darnos una base común para establecer los lineamientos del accionar de los diferentes actores económicos, sociales y políticos, en la búsqueda y construcción del bienestar general de la sociedad.

Por ejemplo, eficiencia y justicia social, son nociones que tanto las izquierdas como las derechas las van compartiendo como necesarias. Estado y mercado, no son antagónicos ni excluyentes, cada cual tiene su respectivo lugar y papel. Sector público y sector privado, pueden perfectamente complementar sus funciones y responsabilidades para favorecer a la ciudadanía y a los consumidores. El planeamiento, no es una concepción política socialista ni comunista, es una herramienta de gestión que es utilizada extendidamente por la empresa privada, sobre todo por las grandes corporaciones transnacionales. La economía, si bien emplea mucha estadística y matemática es fundamentalmente una ciencia social al servicio de las personas. El afán de servicio, no es privativo de los religiosos sino que está perfectamente incorporado al mundo de los negocios con el nombre de Calidad Total Competitiva. A pesar que se haya soslayado por razones coyunturales  el agro y la industria tienen que ser incorporados en una estrategia de desarrollo sostenido. La transparencia de la gestión pública y privada deben ser ingredientes elementales de la ética social. El diálogo respetuoso y fluido, que de por sí permiten mejores relaciones humanas mejoran el análisis de los problemas y fortalecen el clima democrático. La descentralización,  al frenar los flujos migratorios se convierte en un poderoso instrumento de desarrollo articulado y de defensa nacional. La reingeniería, involucra actitudes y prácticas que permiten adecuarse a los cambios dramáticos en el camino del mejoramiento continuo. La inversión en capital humano, es un concepto que resume bien la obligación particular y colectiva de entender que el bienestar integral de la persona es el objetivo prioritario de todos nuestros avatares.

Sin embargo, resulta evidente que hay un "descalce" entre los impresionantes avances científicos, tecnológicos y conceptuales y las condiciones de atraso económico y sociocultural de nuestro país. Claro que frente a ello puede decirse que las desigualdades o "brechas" económicas y sociales siempre han existido y existirán; pero, lo discutible es el tamaño de esas disparidades, que en muchos casos son realmente ofensivas a la dignidad humana y un insulto a la inteligencia.

Por otra parte, no se podría sostener que los esfuerzos  -de todo tipo- que se han realizado para minimizar o eliminar las manifestaciones del subdesarrollo no hayan dado algunos resultados positivos; en todo caso,  lo que sí es indiscutble es que aún hay mucho por hacer, para revertir los efectos negativos de las referidas "brechas", cuyas magnitudes son impresionantes: tres millones y medio (3,5 millones) de peruanos que sobreviven por debajo de la línea de extrema pobreza, con ingresos de US$ 1,14 diario por persona en promedio; 20% de la población más rica participa del 50% de los ingresos nacionales, mientras que el 20% de la población más pobre tiene acceso apenas al 3% de los ingresos totales del país. Niveles preocupantes de mortalidad infantil y deserción de la enseñanza primaria.

Nuestro deseo de revertir con éxito sostenible esta situación inequitativa, para ir materializándose requiere que se pongan en movimiento, de modo coherente, todas las potencialidades materiales y humanas que como sociedad -a Dios gracias- poseemos. Por supuesto que no podemos esperar que esta tarea gigantesca se produzca por generación espontánea, ni por la acción de "mano invisible" alguna.

El Gobierno (como Administrador del Estado) tiene una función determinante, en el marco de su moderno papel de facilitador del desarrollo, por el cual debe proveer de las reglas que garanticen la seguridad jurídica y el fortalecimiento institucional, a fin que haya consistencia entre las acciones de corto, mediano y largo plazos; debe también aceptar que su trabajo es catalizar e implementar todas aquellas condiciones (legales, financieras, tecnológicas y de mercado) que permitan a la iniciativa y actividad privadas actuar de manera fundamental en la generación de los puestos de trabajo y la riqueza nacional; más aún, el Gobierno es el responsable de que se mantenga un clima de armonía social, por lo que su actitud de diálogo participativo con los agentes sociales y políticos no debe ser eventual ni oportunista, sino permanente.

Gracias a la globalización, ahora tenemos acceso a todas las ideas y experiencias; utilicémoslas adecuadamente para procurarnos mejores niveles de calidad de vida, especial y urgentemente para la gran cantidad de peruanos atrapados por la miseria material.

(*) Director de AVANCE ECONOMICO  Abril de 1999


__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 5618 (20101114) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com