lunes, 18 de marzo de 2013

Tu éxito empresarial depende de ti

Por: Eduardo Lastra D. (*)

El concepto de empresario nos hace pensar que estamos hablando de una persona con determinadas características, que le permite dirigir sus negocios o empresas prácticamente "a control remoto" o en "piloto automático". 

Por eso, muchas personas que se sienten llamadas a tener sus propios emprendimientos, se identifican con la idea de ser "directores de orquesta" de sus respectivos negocios. Es decir, creen, que basta con encontrar a una buena oportunidad de mercado, unos trabajadores o proveedores que hagan un buen trabajo, sin necesidad de mayor enseñanza o supervisión, para tener la "mina de oro".

Esta concepción de sus responsabilidades es la principal causa de los fracasos de los emprendedores en la conducción de sus micro y pequeñas empresas. En otras palabras, considerar que sin necesidad de sembrar y cultivar se pueden tener las cosechas más espléndidas. Esto es un error.

Lo correcto, en términos generales, es aceptar que al inicio en una pequeña empresa el empresario prácticamente tiene que atender personalmente todas la tareas del negocio, desempeñándose como un "hombre orquesta".  Esta etapa de despegue, es la que debe ser aprovechada para entrenar a los trabajadores, en quienes se irá delegando obligaciones y responsabilidades. Así, el empresario estará sentando las bases de una situación más avanzada donde podrá ser efectivamente "director de orquesta". Más adelante, un nivel de desarrollo superior de su organización empresarial, le planteará la necesidad de prepararse para ser un "líder de líderes".

El éxito empresarial tiene mucho que ver con la oportuna y adecuada determinación de los objetivos que se quieren lograr, de las actividades y tareas que se deben realizar con eficiencia, de la vinculación responsable de la empresa con el entorno en el que se desempeña. Todo esto buscando una sostenible fidelización de sus clientes y trabajadores.

En todo este proceso, el responsable de que las cosas salgan bien es el empresario y no puede "soplarle la pluma" a nadie.

(*) Consultor MyPE, presidente del Instituto Latinoamericano de Desarrollo Empresarial, ILADE

domingo, 3 de marzo de 2013

Las MyPE: Problemas y Soluciones

Por: Eduardo Lastra D. (*)

En Perú las grandes y medianas empresas serían 26, 071 unidades; las pequeñas empresas sumarían 58,025 unidades y las micro empresas llegarían a 3 millones 323 mil 301 unidades. De donde resulta que el 99.23% están conformadas por micro y pequeñas empresas (MyPE). De los casi 16 millones de personas que constituyen la fuerza laboral del país, alrededor de 12 millones, son ocupadas por las MyPE. Las MyPE aportan con algo más del 42% del Producto Bruto Interno nacional. Es pues, una realidad importante.

La problemática de las MyPE no se circunscribe a cierta viveza de personas que no quieran contribuir con el aporte de sus impuestos y que les guste vivir al margen de la ley. Es un tema estructural y estratégico, de generación de ingresos y de empleo.

Una anécdota:  Un alcalde recién electo, quiso ERRADICAR a los ambulantes de su distrito, porque malograban el ornato. Preguntó cuántos ambulantes habían, le informaron que tal vez diez mil; preguntó cómo cuanto ganaban con su negocio ambulatorio cada uno de ellos, le dijeron que tal vez unos 25 soles al día. Sacó cuentas y dijo. Entonces si mañana no les dejamos trabajar diez mil familias no tendrán esos 25 soles que les genera su trabajo de ambulantes.  Cambió su decisión a la de REUBICARLOS y FORMALIZARLOS. Los reubicables juntarían dinero para comprar terreno donde construir su centro de ventas; pero todos  empezarían con cambios urgentes de formalización: Módulos de atención estandarizados, usar uniformes, limpiar tres metros a la redonda de la calle donde trabajan, tener basureritos, mejorar la atención de su negocio, para lo que la municipalidad empezó un plan  agresivo y extendido de capacitación. Gobierno local, entendiendo su papel de promotor del desarrollo, cambió su enfoque policiaco a la de facilitador y articulador. ¡Si se puede!

Los congresistas que dicen preocuparse por el desarrollo de las MyPE y propugnan la dación de una "Nueva Ley MyPE", pero sin encarar la problemática fundamental de las MyPE; simplemente desperdician valioso tiempo, si no contribuyen a elaborar un conjunto de normas apropiadamente estructuradas, para realmente apoyarlas en su desarrollo.

La burocracia del ejecutivo, cumple tu papel de ejecutor ("donde manda capitán…") y lamentablemente no hace la diferencia que pudiera ser la propuesta de estrategias integrales y de mayor impacto. Su tarea es atender la formalización de más de tres millones de micro empresas; pero, se auto-complacen con la atención de 200 ó 300 mil MyPE.

Una concepción y trabajo integral, articulado y coordinado tanto en el diagnóstico como en la ejecución, permitirían encontrar mejores soluciones a problemas de las MyPE como: Tributación no equitativa; oneroso financiamiento; deficiente uso de tecnología; dificultades para cumplir a cabalidad con derechos laborales, falta de capacitación empresarial apropiada, y ausencia de un verdadero espíritu y práctica asociativa gremial y productiva.

Urgente: Comisión de Producción, MyPE y Cooperativas del Congreso conjuntamente con el Ministerio de la Producción, deben propiciar un mecanismo para la formulación de una Ley General de Desarrollo de las MyPE. Que se tomen el tiempo necesario, pero que elaboren un cuerpo legal promotor, no reglamentarista, que sirva y sea recordado por su eficacia por muchos años y no sea un documento más que luego de pocos años ya esté pidiendo reemplazo. En el ajuste del diagnóstico de la realidad MyPE y en la elaboración de las normas, es que los empresarios y todos los que puedan aportar que sean consultados. No es recomendable hacer audiencias públicas para imponer hechos consumados. Propiciemos participaciones más auténticas que resultarán muy provechosas para todos.

(*)Presidente de ILADE y Director de Mundo MyPE / 01-Febrero 2013