sábado, 28 de diciembre de 2013

Cómo lograr un próspero Año Nuevo

Por: Eduardo Lastra D. (*)

Por estas fechas, todos nos deseamos  un próspero Año Nuevo; pero ¿en cuál de los regalos que hemos recibido estará la prosperidad? ¡En ninguno de ellos!  Ese sueño tenemos que construirlo y cada cual tendrá el grado de prosperidad que se haya ganado.

 

Muchos de nuestros problemas, tanto en la vida familiar, en los negocios y a hasta a nivel de país, permanecerán desafiando al tiempo, fundamentalmente porque nosotros no nos esforzamos  de verdad para solucionarlos.

 

Por supuesto que hablamos de ellos, incluso llegamos a diagnosticarlos, y a tener sus respectivas problemáticas; pero jamás aplicamos las apropiadas solucionáticas. ¡No es lo mismo hablar de los problemas que solucionarlos!

 

El primer paso hacia la prosperidad, consiste en salir de nuestros problemas y evitar caer nuevamente en ellos. Por eso, es conveniente saber cuáles son nuestros problemas, para superarlos con decisión y estrategia.

 

Los que conducimos pequeñas empresas, seguramente que tenemos problemas en cuanto a: 1.-Elaborar nuestros planes de trabajo para el negocio como empresa y para cada una de sus áreas, como pueden ser: Ventas, compras, financiamiento, contratación y capacitación del personal, cumplimiento de las obligaciones tributarias, etc.  2.-Dirigir el negocio de manera que las actividades sean efectuadas con calidad y oportunamente, para satisfacción de los clientes. 3.-Saber qué tan bien estamos haciendo nuestro trabajo y encontrar las correcciones necesarias a los errores cometidos.

 

Como empresario, tienes que renovar tu compromiso de tener un negocio o empresa que sirva al mercado y a sus clientes, que tu relación con tus competidores y la sociedad sea honesta y respetuosa. Así, al desarrollar una conducta de servidor público desde la actividad privada, seguramente que fidelizarás a tus clientes y ellos al comprarte frecuentemente y recomendarte, harán que tengas las ganancias para mantenerte  y crecer.

 

Cuando trabajamos en lo que nos agrada, sintiendo que obramos con bondad  y  justicia, seguro que disfrutaremos de esa paz interior, que nos da el cumplir con nuestra Responsabilidad Social Empresarial y con nuestra propia realización personal.

 

(*) Presidente del Instituto Latinoamericano de Desarrollo Empresarial, ILADE

martes, 1 de octubre de 2013

Becas parciales para jóvenes emprendedores

Por: Eduardo Lastra D. (*)

 

Desde 1996 en ILADE venimos fomentando la cultura emprendedora, capacitando a los empresarios de la micro y pequeña empresa en gestión empresarial y brindándoles asesoría para que en sus emprendimientos se minimicen las posibilidades de fracaso.

En este contexto, hace cinco años, iniciamos un programa de capacitación a jóvenes de entre 18 a 24 años de edad, que tuvieran el "bichito" de crear  su propio negocio, o a sus padres o familiares con algún negocio en marcha que requirieran de apoyo para manejarlo mejor.

Hemos  capacitado a 600 jóvenes en cinco promociones, conformados por  hijos y parientes de los socios del Club del Empresario Competitivo y Ético, para que ayuden a mejorar la gestión del negocio o empresa de sus padres o familiares, en caso que no los tengan se les asigna una empresa de experimentación.

El primer beneficio es que la empresa donde el practicante participa aproveche la inyección de mejores prácticas empresariales. Si está empresa es de sus padres probablemente lo herede,  si no fuera ese el caso, el aprendizaje le servirá al joven para cuando decidan iniciar su propia empresa o negocio y aun cuando no quisiera ser empresario independiente, lo aprendido le servirá para cuando sea empleado, ya que su conducta será la de un emprendedor interno, que aporta valor agregado al trabajo cotidiano que realice para su empleador.

Por eso mentalizamos a los jóvenes con la filosofía de que la escuela no es un lugar sino una manera de vivir. En ILADE, nuestro concepto de buen desempeño es el de ser Eficiente, Eficaz y Efectivo  de forma integrada, dentro de los valores éticos del Club del Empresario MyPE.

Este año, acabamos de abrir las inscripciones para la sexta promoción, que se inicia el 9 de octubre y dura tres meses para la modalidad presencial, en diferentes turnos y horarios solo para Lima Metropolitana. También tenemos la modalidad a distancia con la que atendemos a nivel nacional.  En la modalidad presencial el pago es solamente del 13% del precio real y en la modalidad a distancia del 8.8%.

 

Informes e inscripciones en los teléfonos:  332-6895, 424-1201,  RPM  *338944 y e-mail: promocion@ilade.edu.pe    También puedes ingresas a www.mundomype.com   y pichar en el enlace  Beca parcial para jóvenes emprendedores.

 

(*) Presidente del Instituto Latinoamericano de Desarrollo Empresarial.

viernes, 20 de septiembre de 2013

El empresario como gerente

Por: Eduardo Lastra D.

 

El empresario tiene que planificar, o sea establecer ahora lo que se tendrá que hacer en el futuro. Como resultado de la planificación debe elaborar planes y programas, para ello es importante que tenga claro: la visión, la misión, los objetivos, la estrategia y el requerimiento de recursos.

 

La visión, es cómo se imagina que será en el futuro su empresa. La misión, es lo que la empresa debe brindar permanentemente. Los objetivos, son los que se tienen que lograr en determinados plazos. La estrategia, es cómo conseguir los objetivos y la misión. Los recursos, son todo lo que se requiere para hacer el trabajo y lograr los objetivos.

 

La dirección empresarial, es el proceso por el cual logramos que una organización o empresa se desempeñe de manera eficiente, tenga un rendimiento eficaz y su imagen institucional sea positiva. Los elementos claves para una correcta dirección son: Los planes y programas, la coordinación, la capacitación del personal y el mantener un clima organizacional armonioso y productivo.

 

Los planes y programas, son documentos que sirven para guiar el trabajo, así como para evaluar los resultados que se van logrando. Los planes estratégicos marcan el rumbo de mediano y largo plazos, los planes operativos del corto plazo, generalmente anuales y los programas para actividades específicas.

 

La coordinación, consiste en sincronizar o compatibilizar la realización de todas y cada una de las actividades y acciones de las diferentes áreas y de la organización en su conjunto. Para materializar la coordinación un mecanismo importante es la comunicación.

 

La capacitación del personal, es lo que nos permite mantener y mejorar los niveles de productividad, para lo cual hay que desarrollar actividades de: a). Inducción: Que es brindar a las personas que recién se incorporan a la empresa, información básica de lo que es la empresa y cómo debemos funcionar. b). Formación: Es el entrenamiento continuo para que los trabajadores aprendan y dominen el oficio. c).Actualización: Es hacer que el personal esté al tanto de las "novedades" de su especialidad y de los procesos productivos de la empresa. d).Perfeccionamiento: Es inducir a los trabajadores a que busquen maneras de hacer mejor lo que actualmente están haciendo bien.

 

Especialmente el empresario de una micro y pequeña empresa, tiene que desempeñarse como estratega, como hombre orquesta y ser líder de su organización, si quiere mantenerse en la lucha empresarial y sentar las bases para el desarrollo de su emprendimiento.

Invierte en capacitación

Por: Eduardo Lastra D.

 

Podemos decir que una empresa tiene tres componentes fundamentales que deben atenderse para que se desempeñe de manera óptima. Estos son: Las ideas, las cosas, y las personas. Y que desde una perspectiva estática cada una de ellas representaría un tercio.

 

Una idea es básicamente una representación mental, que en el ámbito empresarial, puede ser: La idea de lo que será el negocio, de un nuevo producto, de una estrategia de promoción, de un procedimiento operativo, de una estrategia de negociación, de un método de trabajo, etc.

 

Las cosas, lo constituyen los recursos como las materias primas e insumos, las máquinas, los equipos, los repuestos, los accesorios y hasta el dinero necesario para financiar las diferentes etapas de la operatividad de la empresa.

 

Las personas, más allá del aspecto corporal o físico, significan los talentos que individual o colectivamente poseen y que pueden aportar o no, para que la organización empresarial funcione de manera adecuada.

 

Si nos preguntamos ¿Quiénes tienen o producen las ideas: Las cosas o las personas? Sabemos que la respuesta correcta es que son las personas las que producen las ideas; que las aplican y mucho más, las mejoran.

 

Entonces, para gestionar correctamente una empresa, de los tres elementos mencionados: ideas, cosas y personas, hay que ponerle mayor atención al componente personas. Porque es el que genera el efecto sinérgico en los otros dos. Y para hacerlo, la capacitación es la herramienta apropiada, que nos permitirá hacer que las personas que trabajan en nuestra empresa o negocio, adquieran conocimiento, desarrollen habilidades y mejoren sus actitudes, para hacerse personas plenas y por ende mejores trabajadores.

 

Por eso, invertir en actividades de capacitación productiva, comercial y de gestión empresarial, así como de desarrollo humano, es una decisión estratégica que los emprendedores visionarios lo hacen y cosechan los beneficios.

viernes, 6 de septiembre de 2013

¿Tú eres un líder o una lideresa? Avérigualo

Por. Eduardo Lastra D. (*)

Los principios fundamentales del liderazgo son los mismos en la familia, la empresa y la sociedad. Precisamente, cuando este criterio se cumpla, es que tendremos un ambiente social realmente democrático, civilizado y dignamente vivible. No está olla de grillos y de zancadillas, donde casi todos jalamos hacia abajo al que quiere sobresalir y no construimos una sociedad desarrollada, justa y sin corrupción.

Líder, es la persona que influye en otro, que puede hacer que esa persona acepte sus ideas, que le obedezca, que se convierta en su seguidora. Lamentablemente, esta característica nos hace decir, por ejemplo, que quien dirige una banda de delincuentes "mata taxistas" es un "líder" y así figuran, lamentablemente, en las portadas de los medios de comunicación. Nosotros decimos que NO es un líder; podrá denominarse cabecilla o jefe; pero no líder.

El liderazgo no se define solo por el proceso de guiar a los seguidores. Es determinante tener en cuenta la calidad de los propósitos y los objetivos. Es decir, hacia dónde y para qué se conduce a esos seguidores. Entonces, líder es quien guía a sus seguidores hacia propósitos loables y positivos. Hasta por simple sentido común podemos distinguir hacía dónde lleva el jefe de una banda de delincuentes a sus secuaces.

Sostengo, pues, que por eso el líder tiene que tener principios éticos o valores, que normen su propia conducta y que serán los faros que iluminan su camino y el de sus seguidores. En este punto digo que no hay crisis de valores, estos están ahí permanentes, lo que si hay es una desvinculación con esos principios éticos por parte de la mayoría de los llamados "lideres" políticos, sociales, académicos, gremiales, laborales, empresariales y hasta religiosos.

El líder, busca inspirar en los demás: conductas virtuosas, misión de servicio, actitud cooperativa, deseo de superación constante, entusiasmo. Sin embargo, nada de esto podrá hacerse realidad si el mismo líder no es ejemplo concreto de lo que pregona.

Estoy seguro que tendremos una mejor sociedad, cuando nuestros "lideres" sean testimonio de lo que le piden a los demás: "Si quiero que los demás sean honrados yo debo serlo primero". "Si quiero que los demás sean justos yo debo serlo primero" "Si quiero que los demás sean constructivos yo debo serlo primero" "Si quiero que los demás sean dialogantes y respetuosos yo debo serlo primero" "Si quiero que los demás sean laboriosos yo debo serlo primero". "Si quiero que los demás mejores yo debo mejorar primero". Etcétera.

(*) Presidente del Instituto Latinoamericano de Desarrollo empresarial, ILADE