jueves, 16 de febrero de 2012

Camino a la superación

Están en nuestra naturaleza humana las posibilidades de ser cada vez mejores, de progresar, de lograr las realizaciones más insospechadas. Eso nos lo recuerda el lenguaje cotidiano en expresiones como: "El cielo es el límite", "querer es poder", "se puede surgir desde abajo", "usa tus talentos y lo lograrás", etc.

 

Sin embargo, esa proeza humana de la conquista del mundo y de la felicidad no ocurre por generación espontánea. Es necesario el aporte determinante de cada uno de nosotros, en la materialización de nuestras aspiraciones, como individuos y como colectividad.

 

Cuando analizamos los resultados exitosos de dos personas de similares recursos y oportunidades, en el mismo ambiente, encontramos algunos elementos que tuvieron que ver con que uno se superó y el otro no:

 

1.- Aceptar de antemano que el camino hacía el éxito no es un lecho de flores. No creer que todo caerá de cielo aun sin plegarias; estar de acuerdo con que "a Dios rogando y con el mazo dando".

 

2.-Tener metas claras. No es lo mismo decir: "quiero ganar mucho dinero", que manifiesta básicamente una muy buena intención, que decir: "este mes ganaré cinco mil soles". Las metas deben ser precisas, expresadas en números.

 

3.-Priorizar las metas. Muchas veces tomamos a pie juntillas eso de que "el que pide al cielo y pide poco es un loco". Con realismo, establezca qué es lo que quiere conseguir en primer, segundo, tercer, etc., lugar.

 

4.-Programar el trabajo. Debemos recordar que para obtener nuestras metas hay que ¡trabajar! Si trabajar. Esto significa que debemos considerar qué es lo que tiene que hacerse, quién lo hará, en qué momento y con qué recursos.

 

5.-Supervisar el avance en nuestro programa de trabajo. Muchos quisiéramos tener un piloto automático para que nuestro negocio se maneje solo. ¡No existe! También soñamos con un empleado perfecto que con su trabajo nos haga millonario. Especialmente en los pequeños negocios, "el ojo del amo engorda el ganado".

 

6.-Afan de perfectibilidad. Lo perfecto es una visión, es algo que buscamos. Nos encaminamos hacia la perfección, aprendiendo de nuestros errores y haciendo las mejoras continuas por muy pequeñas que fueran. No nos paralicemos queriendo entrega algo perfecto hoy.

 

7.-La vida es movimiento. Son muchas las dificultades, serán innumerables las caídas. Pero, si estamos enamorados de lo que hacemos y de nuestro negocio, porque con eso nos ganamos nuestro sustento y servimos a nuestros clientes, ya tenemos una muy buena razón para seguir adelante, en nuestro camino a la superación empresarial. Y sintiendo satisfacción de nuestros logros.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario