miércoles, 14 de diciembre de 2011

¡Aventúrese, tenga su negocio propio!

Por: Eduardo Lastra D. (*)

A usted que está entre los "afortunados"

que cuentan con un "empleo fijo" de sueldo

mínimo, o forma parte de los "piñas" que no tenemos esa "vara" que nos recomiende para alguna "chambita" privada o pública, me permito sugerirle que se incorpore a ese 80% de la fuerza laboral del país, que nos "ganamos los frejoles" con nuestro negocio propio.            

Los que son empleados, tendrán que utilizar sus horas libres; mientras que los que están "pateando latas", tendrán más tiempo para entregarle a su proyecto empresarial.  Para ambos casos, es importante identificar una idea de negocio de la que estén "bastante enamorados" y que con un rápido entrenamiento puedan manejarlo aceptablemente, para empezar.

Según nuestra experiencia, en promedio los emprendedores se demoran tres años entre el momento que tuvieron la idea de un negocio y en el que se "lanzan a la piscina". Esto porque están buscando el negocio rentable, fácil y seguro. En el mundo de los negocios independientes y de pequeña escala sobre todo, es clave el espíritu de aventura para aceptar riesgos.

Otra razón de la demora es el no encontrar el momento más propicio. La canción "caballo viejo" dice que "amarse no tiene horario cuando las ganas se juntan". De lo que veo, un negocio se inicia en el momento que lo decide el emprendedor.

Luego de realizado los sondeos preliminares de mercado y medido sus fuerzas, láncese a la aventura. En el camino se irá acomodando la carga. Aunque el negocio lo comience de cero, condúzcalo con la formalidad necesaria, para que se pueda ir desarrollando.

Para ello la experiencia en el giro es un ingrediente recomendable, al igual que los conocimientos técnico y comercial, dentro de un enfoque de gestión empresarial competitiva.

Debemos destacar que la capacitación del empresario y de sus colaboradores es fundamental, porque  sin conocimiento actualizado difícil será la tarea de innovar, diferenciarse de los competidores y servir mejor al mercado. Además, si la familia del emprendedor, ve "con buenos ojos" el negocio, ese buen clima lo favorecerá.

Finalmente, sepa que su pequeño negocio si puede permitirle generase ingresos superiores al sueldo mínimo, si le pone la dedicación apropiada y brindarle la alegría de estar contribuyendo a satisfacer necesidades de sus clientes, como parte de la actividad económica del país. Eso es asumir la responsabilidad social empresarial.

(*) Consultor corporativo, presidente de ILADE

       Cel: 996-178-473  E-mail: elastra@mundomype.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario