jueves, 24 de mayo de 2012

Ser puntual, por respeto a uno mismo

La puntualidad llevada a la conducta diaria, es una manifestación concreta de responsabilidad. Las personas puntuales son vistas como personas serias, con las que da ganas de hacer negocios.

Ser puntuales significa que somos personas de palabra.

A nivel institucional, los organizadores de las actividades públicas, tenemos la enorme responsabilidad de ser ejemplo del cumplimiento de lo ofrecido. Si programamos un evento para iniciarse a determinada hora, simplemente cumplamos.

No esperemos al "personaje" que se comprometió a inaugurar la actividad y que llega a la hora de la clausura. Tampoco esperemos que "haya quórum" por parte de los asistentes, salvo estemos en un acto legal.

No hablemos de puntualidad:  ¡Practiquémosla!

Eduardo Lastra D.

Celular: 996-178-473

RPM *0217006

No hay comentarios:

Publicar un comentario