viernes, 13 de abril de 2012

¡Motívate!

Por: Eduardo Lastra D. (*)

 

Habrás tenido momentos en los que al sentirte abatido, desganado o como se dice: "bajoneado", pensaste en buscar algo o a alguien que te "motive". Seguramente que lo hallaste,  y que encontraste ese ánimo y esas ganas de seguir adelante.

También puede haberte pasado que, esa "motivación" que te ayudó a experimentar el factor motivador, te abandona y necesitas siempre de tu "pastilla que te levanta la moral".

Complejo este tema de la motivación humana. Yo prefiero el concepto que señala a la motivación, como el proceso íntimo que permite despertar en la persona el deseo de superación constante e integral. Es decir, que cada uno de nosotros tenemos que desear realmente ser mejores cada día y en todos los aspectos.

Entonces, cuando tú tienes la determinación personal de querer ser mejor, las personas, las ideas y las circunstancias externas a ti, actuarán como estímulos, que te ayudarán a despertar ese deseo interior de mejora. En todo caso, el aporte valioso de los "motivadores", es el inspirarnos o acicatearnos.

Sin embargo, por muchos libros de autoayuda que devoremos y todas las conferencias de excelentes motivadores a las que asistamos, tendrán efectos pasajeros o tal vez ningún resultado. Porque, para que la semilla germine, necesita tierra fértil. ¡Nosotros somos la tierra!

Superación constante, se refiere a aceptar que nunca llegaremos a ser perfectos, la perfección es una búsqueda sin fin, cuyo camino es ir logrando mejoras continuas; es decir, la perfectibilidad.

Para la búsqueda de la superación integral como persona, los ámbitos a atender son: El intelectual, teniendo más y mejores conocimientos. El anímico, aprendiendo a manejar adecuadamente nuestras emociones. El volitivo, reconociendo que tenemos la fuerza de la voluntad para hacer y dejar de hacer lo que queramos. El Ético, desempeñando una línea de conducta marcado por Valores.

Seguramente que con esta nota no te he motivado. Tal vez sea bueno que sientas eso; porque precisamente no depende de mí que te motives. ¡Depende íntegramente de ti!  Y si crees que en algo te ayuda el haber leído estas líneas, el mérito es tuyo, porque quiere decir que estabas listo para el despegue hacia la búsqueda de tu propia superación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario