domingo, 26 de junio de 2011

De nuevo y a acomodarse, respecto a las MyPE

Por: Eduardo Lastra D. (*)

Felizmente contamos con puntos de quiebre en el tiempo, como los cambios de gobierno, que son excelentes oportunidades  para hacer los ajustes que permitan re-direccionar acciones, hacia los objetivos y propósitos correctos.

En cuanto a las normas referidas a la promoción de las micro y pequeñas empresas, recordemos que a julio del año 2003 tuvimos la Ley 28015, que pretendió ser el escenario legal, para conseguir la liberación de las amarras de ese gigante empuje empresarial de los tres millones doscientos cincuenta mil (3´250,000) mujeres y varones que desde la precariedad de sus pequeños negocios, aportan con más del 42% del Producto Bruto Interno del País.

Lamentablemente, las expectativas se frustraron y los resultados insuficientes llevaron a pensar en su modificación. Entretanto, los afanes de prepararnos para la firma del TLC con los EE.UU. nos trajo el DL 1086, que en setiembre del 2008 dio lugar al Texto Único Ordenado de la Ley de Promoción de la Competitividad, Formalización y Desarrollo y Acceso al Empleo Decente. Actual Ley MyPE.

Las casi doce millones de personas, que son el 75% de la fuerza laboral del país, que generan sus ingresos en sus micro y pequeñas empresas, seguirán sobreviviendo y progresando a pesar de las ineficiencias e inequidades de los gobiernos locales, gobiernos regionales y del gobierno nacional.

La gran tarea pendiente pues, está por el lado del Estado.  ¿Cómo debe entender su papel, respecto a las personas que en lugar de pedirle puesto de trabajo dependiente, tanto en la actividad pública como en la privada, se las ingenian para emprender sus propias fuentes de ingresos y muchas veces de realización personal y familiar?.

Creo que necesitamos un ente supra ministerial, de naturaleza promotora y coordinadora de segundo piso, no burocratizada y cuya misión principal sería generar sinergias entre las acciones de vice ministerios u oficinas nacionales dentro de cada uno de los ministerios, habida cuenta que las MyPE son una realidad económica transversal.

Esta acción promotora y coordinadora del Estado, deberá catalizar la participación de la cooperación internacional, de las instituciones privadas y de las propias MyPE a través de su auténtica representatividad, para conseguir realizar acciones coherentes en los ámbitos de generación de mercados, de facilitación financiera, de capacitación productiva y empresarial, para lograr los objetivos de formalización, desarrollo y competitividad.

(*) Presidente del Instituto Latinoamericano de Desarrollo Empresarial, ILADE  

No hay comentarios:

Publicar un comentario